Derecho Mercantil y Corporativo

Le brindamos  asesoría  a los clientes nacionales, extranjeros y corporaciones extranjeras que llevan a cabo transacciones en Panamá y desean invertir en proyectos atractivos para la economía y actividades comerciales de nuestro país.

Navarro Guardia es una firma distinguida por el trato personalizado con sus clientes, atendiendo asuntos como la redacción de Pactos Sociales, Acuerdos de Accionistas,  Estatutos para sociedades, Fundaciones de Interés Privado, Finanzas Corporativas, Sociedad Off Shore, Acuerdos de Asociación,  Fusiones y Adquisiciones.

Nos especializamos en la elaboración de contratos mercantiles,  garantizándole las estrategias y mejores condiciones al cliente en materia de compraventa de propiedad, títulos y valores. Registramos sus marcas y patentes tanto en Panamá como en otros países  a través de corresponsales y agentes.

 

Les brindamos asesoramiento en  materia tributaria  y la  Tramitación de Licencias Bancarias, Casa de Valores y Fiduciarias.

 

Nuestra intervención y trato personalizado también busca dar una estabilidad del negocio al cliente brindando un servicio de  apertura de cuentas bancarias, tramitación de  toda clase de permiso o licencias relacionas con la operación comercial, procedimientos fiscales y administrativos, en definitiva la naturaleza que requiera el cliente, buscando siempre las ventajas que la ley le pueda ofrecer.

Nuestro Departamento Corporativo cuenta con la experiencia de la la Dra. Navarro Guardia que se especializó en Londres en el área de Banca y Finanzas, brindando un soporte legal altísimos basado en conocimiento, estrategia y experiencia que respalda la operación y seguridad de la empresa representada.

 

 

Sociedades Anónimas de Panamá

Características Generales

 

Las leyes panameñas reconocen a las sociedades una personalidad jurídica propia y distinta de la de los socios para todos sus actos y contratos.

Las sociedades anónimas en Panamá gozan de ciertas características que las diferencian de otros tipos de sociedades.

Entre las más relevantes, cabe destacar las siguientes:

  • El cumplimiento de responsabilidad limitada. La sociedad responde  en el cumplimiento de sus obligaciones con todos sus bienes sociales, “Los accionistas sólo son responsables con respecto a los acreedores de las compañía hasta la cantidad que adeuden a cuenta de sus acciones…”

  • La transferibilidad de los títulos de acciones: Esta es otra de las características principales de las sociedades anónimas. Dichos títulos pueden ser libremente negociados, ya sea por la simple entrega, cuando se trata de certificados emitidos al portador o bien mediante endoso de los mismos, en caso de estar emitidos en forma nominativa.

  • No obstante lo anterior,  se pueden establecer en el pacto social  ciertas restricciones al libre tráfico  de las acciones estableciendo un derecho preferente de los accionistas a adquirir  proporcionalmente  los títulos que otro accionistas desee vender.

Nuestra ley considera nula, sin embargo,  “toda restricción que de manera absoluta prohíba el traspaso de las acciones”

  • Con Capital que operan bajo una determinada y propia razón social  y que su constitución está condicionada al cumplimiento de ciertas formalidades.

 

CONSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD

El Pacto Social

El Procedimiento para la constitución de una sociedad anónima depende de dos o más personas mayores de edad (18 años o más), de cualquier nacionalidad, aun cuando tengan establecido su domicilio en la República, pueden constituir una sociedad anónima para cualquier objeto licito, suscribiendo el “Pacto social” ante un notario de Panamá. El Pacto debe inscribirse posteriormente en el Registro Público.

 

ELEMENTOS DEL PACTO SOCIAL

El Pacto Social deberá contener lo siguiente:

 

  • Los Suscriptores.

  • El Nombre y Razón Social

  • El Domicilio de la Sociedad

  • Los Objetos y propósitos para lo que se constituye

  • El Capital Social

  • Las Acciones

  • El Agente Residente

  • Los Directores

  • Los Dignatarios

  • Los Accionistas

 

Disolución de la Sociedad

Si la Junta Directiva estima conveniente que la sociedad se disuelva, propondrá por mayoría de votos de sus miembros un Convenio de disolución y dentro de los diez (10) días siguientes convocará una reunión de Accionistas para decidir respecto a ello.

Si en la Reunión de Accionistas convocada, los tenedores de la mayoría de las acciones con derecho a voto adoptan una resolución aprobando el acuerdo de disolución de la sociedad, se expedirá una copia de dicho acuerdo acompañada de una lista de los nombres y domicilios de los directores y funcionarios de la sociedad certificada por el Presidente o el Vice-Presidente o el Secretario  o Sub-Secretario, se protocolizará dicha copia y se presentará para inscripción en el Registro Público.

Una copia de dicha Resolución se debe publicar  por una vez en el periódico de lugar donde tiene establecida la oficina  la sociedad  dentro de la República de Panamá.

Una vez cumplidas estas formalidades la sociedad se considerará disuelta, pero continuará, no obstante, por el término de tres (3) años desde esa fecha para los fines específicos de iniciar los procedimientos especiales que consideren  convenientes, defender sus intereses como demandada, arreglar sus asuntos, traspasar y enajenar sus bienes y dividir su capital social.

 

Consideraciones Fiscales

En la República de Panamá, el impuesto sobre la renta, se grava solo sobre el ingreso neto gravable que se tenga de las operaciones llevadas a cabo dentro del territorio de la República de Panamá. Las rentas obtenidas de las operaciones consumadas en el extranjero, no son rentas obtenidas de fuente panameña y por lo tanto no están sujetas al gravamen bajo nuestra ley.

 

Aunque la sociedad panameña tenga una oficina, empleados y licencia para desempeñar negocios en la República de Panamá, ésta no pagará impuestos sobre la renta en Panamá, siempre que las transacciones de las cuales surgió su ingreso se hayan consumado fuera de la República de Panamá.

Los dividendos distribuidos de rentas que surjan de fuentes fuera de la República de Panamá no son gravables.

La ley Panameña dispone, que la sociedad panameña que tenga como único ingreso dividendos o participaciones recibidas de otras sociedades panameñas o extranjeras, no está sujeta a pagar impuesto sobre la renta o dividendos en la República de Panamá. Sólo son gravables  los dividendos distribuidos del ingreso  que surjan de una fuente panameña, a la tasa de diez (10) por ciento, ya sean aquellos recibidos por sociedades o individuos residentes o no residentes.

Una sociedad panameña que únicamente haya tenido ingresos fuera de la República de Panamá podrá distribuir la totalidad o parte de sus bienes, al disolver, fusionar, o vender estos bienes de sus accionistas, sin estar sujeta a cualquier impuesto sobre la ganancia del capital.

Las sociedades que tienen únicamente ingresos de fuentes extranjeras no están obligadas a preparar o publicar estados financieros; tampoco se requiere que registren ningún impuesto u otra declaración. 

​​​​©  2018 by NAVARRO GUARDIA S.C..
     

NAVARRO GUARDIA

NG Office Center
C.49, Bella Vista, Panama City, Panama

Tel.:(+507)225 0990